Resolución de daños por vacunas

Respetamos los principios médicos de la Vacunación como positivos y confiamos en la BUENA VOLUNTAD de la mayor parte de los Profesionales de la salud. Sin embargo, los resultados en los pacientes muestran que las vacunas (agentes y sustancias) no siguen la teoría Médica. Los hechos demuestran que por encima de los Médicos de buena voluntad, se están generando vacunas cuyo contenido no es fiable y producen daños importantes.

En nuestra investigación, en cientos de pacientes de diferentes países, vemos que las vacunas causan numerosas infecciones y daños tóxicos en todo el organismo y especialmente disfunciones en el cerebro que generan:

  • Autismo (Desconexión del cuerpo y alma).
  • Déficit de atención.
  • Bajo rendimiento escolar, laboral.
  • Relaciones disfuncionales.
  • Estado de ánimo de rabia y resentimiento o depresión, miedo, incapacidad, odio…
  • Frustración.
  • Parálisis Cerebral total o parcial.
  • Hemiplejia.
  • Convulsiones.
  • Parálisis Guillain- Barré.

En muchos de estos casos la ciencia no encuentra un motivo a esta situación porque

no toma en cuenta las vacunas como posible causa.

Todo es vibración

Vibración es la frecuencia que emitimos desde nuestro cuerpo hacia el exterior en forma de emociones y sentimientos. Todos los organismos tienen una vibración determinada. Los agentes infecciosos que se emplean en las vacunas (independientemente de si están activos o no) tienen una frecuencia vibratoria baja, por lo que fomentan estados emocionales desarmónicos que se pueden activar por distintos estímulos que viva la persona.

Por ejemplo: ¿Habéis tenido un grano infectado en alguna parte del cuerpo durante 7 días? ¿Es molesto? ¿Cada vez que lo tocan duele? Ahora imaginaros varios granos en el área del cerebro o en la sangre, eso es lo que producen las vacunas en el cuerpo de las personas. También pueden pasar a la LINFA, al timo, bazo; así todo el sistema inmunitario se está dañando. ¿Sus pacientes han tenido reacciones que no controlan? ¿Síntomas que no se resuelven? Pensad en las vacunas como un aspecto importante.

Así mismo, se han detectado, además de los agentes infecciosos, sustancias con una programación negativa para la vida de la persona (“Estás Muerto”, “La vida es dura y difícil”, “Eres rechazado y despreciado”), por lo que también hay que realizar una purificación y desintoxicación de los sistemas (sanguíneo, linfático, cefalorraquídeo, mucosas) siguiendo el rastro de los tóxicos. Esto hace sospechar que hay beneficios en el hecho de que la humanidad se mantenga en un estado de enfermedad, dolor y sufrimiento, que se añade a todas las “extrañas” producciones mortales de los laboratorios que han sido denunciadas por personalidades como: Dr. Russell Blaylock, Jane Burgermeister, Alan Jones, Dra. Teresa Forcades…

Aunque las vacunas parezcan asintomáticas (es decir, las personas dejan de tener los síntomas iniciales, que pueden ser: fiebre, dolor de cabeza, náuseas, etc.), en muchas ocasiones se extienden sus agentes infecciosos propagándose en el enfermo, por diferentes vías generando daños e infecciones importantes a medio y largo plazo:

  • Por la sangre, haciendo que todo el sistema circulatorio (y por tanto todo el cuerpo internamente).
  • Por el líquido cefalorraquídeo y cerebro (consideren además que las vacunas llevan venenos para el cerebro: Mercurio, Aluminio, entre otros…) penetrando en múltiples áreas del mismo.
  • Por los meridianos pasando a órganos y glándulas primordiales.
  • A lo largo del sistema de los órganos pudiendo infectar varios simultáneamente.
  • Por el sistema glandular. 
  • Por la linfa llegando a múltiples glándulas y órganos.

Por ello hay que descubrir el rastro que los agentes infecciosos han trazado y sanar todos los elementos enfermos para resolverlo, de forma análoga a lo que hemos explicado de los tóxicos combinados.

Deberíamos cuestionar un poco los intereses que hay detrás de las farmacéuticas y otros colectivos, que han hecho de la enfermedad un negocio.

Nuestra experiencia con los distintos sistemas que hemos aplicado a los pacientes implicados han producido:

  • Resolución de infecciones.
  • Restablecimiento funcional de las áreas del cerebro afectado.
  • Restablecimiento de las glándulas, órganos, linfa, sistema inmune, sistema de crecimiento.
  • Mayor funcionamiento de órganos y sistemas en una escala vital y funcional superior.

De esta manera, cuando se aplica eficientemente en los adultos:

  • null

    Recuperan la salud.

  • null

    Elevan su lucidez mental.

  • null

    Su carácter se armoniza.

  • null

    Mejora su capacidad de ser exitoso.

  • null

    Mejora su capacidad de ser feliz.

En los niños:

  • null

    Su evolución mejora grandemente y se recupera el gran ser humano que realmente es.

  • null

    Su carácter e interacción se armonizan.

  • null

    Su crecimiento se normaliza.

  • null

    Su salud y alegría vuelven a la normalidad.